Situada entre las sierras Blanca y Alpujarra encontramos la localidad de Ojén, un pueblo que conserva todo el aroma rural andaluz unido a su origen árabe que se demuestra a través de sus calles estrechas y sus casas de forma cúbica.

El núcleo urbano de Ojén está ubicado a 355 metros sobre el nivel del mar, muy cerquita de la Costa del Sol, a tan sólo nueve kilómetros de Marbella aproximadamente.

jueves, 23 de marzo de 2017

"Pedro el Sabio"


Hace uno días, hablando de banalidades con unos vecin@s y usuari@s del centro guadalinfo de Ojén, salió la conversación de un tal "Pedro el Sabio". Y concretamente, Inocencia Márquez disponía de un recorte de periódico del diario Sur (26/01/1968) donde se hablaba de este sujeto.


Cualquier ojenet@ ha escuchado hablar de este hombre, de los vaticinios que anunciaba y de su misteriosa figura. Pero todo se tergiversa y lo que empezó siendo "pega en la puerta que te van a abrir", acaba siendo "abre la puerta que te van a pegar". Por tanto, a continuación, basándome en algunos testimonios y lo contado en el recorte de periódico, procedo a esclarecer un poco el origen e historia de este famoso personaje de la historia de Ojén.

Pedro Cortezo vivió en la sierra de Ojén, concretamente en la parte de puerto, alrededor de la primera década del siglo XX. Era un vecino más del municipio que, como la gran mayoría en aquellos tiempos, se ganaba la vida como cabrero y cultivaba su propio terreno con algunos olivares. Estaba casado pero no tenía hijos. Era un hombre alto y robusto cuyo carácter caritativo y sensible se reflejaba en su amabilidad con la naturaleza. Aunque era un buen católico, también poseía ciertas inquietudes por el arte y la ciencia. Algo poco habitual para la época.
Prototipo de cabrero de la época

Con la edad de 40 años, Pedro fumaba un cigarrillo mientras sus cabras pastaban cerca de un arroyo. Era un caluroso día de primavera en el que, de la nada, surgió un extraño individuo que gamas había visto con anterioridad. En un primer momento Pedro lo confundió con un cazador o un deportista, según su indumentaria. El desconocido comenzó a contarle una historia maravillosa sobre la Tierra que enseguida despertó la atención del espíritu curioso de nuestro protagonista. Según contaba la leyenda del forastero, el planeta Tierra estaba siendo protegida por seres extraterrestres desde hacía milenios. Ellos modificaron el angulo de rotación a 113º, destruyeron un satelite de la Tierra, crearon las 4 estaciones... y todo para hacerlo más habitable. Pedro, aunque curioso y de espíritu inquieto, no quería pecar de ingenuo por lo que su primera idea es que aquel hombre no estaba bien de la cabeza. Presintiendo esa opinión le aclaró que no estaba hablando con ningún desequilibrado sino más bien con una raza de hombres cultisima y de moral perfecta.

Aquel encuentro sería el primero de tantos otros que le permitieron adquirir una ciencia infusa revelada de un modo extraño y misterioso. Esta situación le provocó un cambio de actitud que incrementó su humildad y su caridad a límites extremos que se reflejaba en su hipnótica mirada. Profecías, vaticinios y demás cosas que contaba nuestro vecino Pedro, implicó que fuese considerado causa de burla e incredibilidad por todos los que lo escuchaban. Pero el tiempo ha demostrado que muchas cosas que nos contaba se han hecho realidad. Así que "Pedro el Sabio", seudónimo por el que es conocido, fue el medio por el que los seres desconocidos transmitían sus conocimientos a través de sus encuentros en la sierra. ¿Quienes eran esos
seres? ¿Eran ángeles o seres humanos como nosotros? Estas y muchas preguntas se las hace el periodista del artículo del diario Sur y Pedro lo mira, sonire y calla.

Para no prolongar demasiado el artículo dejaremos para otra ocasión las diferentes profecías que hizo Cortezo y cuales se han cumplido. Ahora solo nos quedamos con las palabras que finalizan el artículo del Sur del 26 de Enero de 1968..."Y este habló en cierta ocasión a sus familiares de un largo viaje que iba a emprender con los desconocidos cosmonautas... El quizá no retornase jamás a la Tierra... pero que nadie llorase, por que en el Infinito todo es Posible..."

Recorte Original del Diario Sur

jueves, 9 de marzo de 2017

Café de Chinita de Ojén

El 15 de Mayo de 1912 nace Francisco Fernández Ortiz. Vecino del municipio de Ojén que con tan solo 3 meses quedó huérfano de padre que murió de gangrena tras tener una accidente en la mina del "Peñoncillo", a medio camino entre Ojén y Marbella.

Embarcadero de la Mina del "Peñoncillo"
 
Francisco era hermano de otros 5 más: María, Francisca, Juan y... los dos principales protagonistas de esta historia; Pedro y José. Aquellos años de posguerra (la guerra civil comenzó en 1936 y terminó en 1939) fueron bastante duros para todos ya que había mucha necesidad y la única manera de llevarse algo a la boca era trabajando en el campo de sol a sol. Pues si las condiciones eran complicadas para Pedro y José la cosa se complicaba aún más porque estaban discapacitados. Carecían de movilidad en las piernas y si no tenían apenas para comer imaginad para disponer de una silla de ruedas. Debían hacer el mismo trabajo que los demás pero con este gran inconveniente.

Ojén, un pequeño reducto de casa
Entre 1939 y 1940, encontrándose de alcalde de Ojén Francisco Márquez (abuelo del difunto Paquito Correa del Bar Diego) se comenzó una campaña para tratar de solucionar la situación precaria de ambos hermanos (Pedro y José). Campaña que fue fomentada por el propio alcalde el cual instó a todos los vecinos a colaborar para poder buscarles una alternativa que les permitiese vivir mejor. Cada vecino aportó su granito de arena, uno trajo un palo, otro un poco de cal, otro barro... en definitiva que con la colaboración vecinal consiguieron montarles una improvisada taberna en el paso principal del municipio.

José y Pedro, en su humilde barra, atendían a conocidos y extraños sirviéndoles un cortao de aguardiente o una copa de coñac. Mineros, arrieros, carboneros... todos los oficios pasaban por la taberna representados en vecinos del pueblo o en transeúntes que venían de Savinillas, Casares, Marbella... camino de Coin para hacer sus negocios.

Ubicación "Café de Chinitas" de Ojén
Una vez montada esta improvisada taberna, un peón caminero conocido como Cintrano (cliente habitual) se le ocurrió, entre chato y chato, de que al lugar habría que darle un nombre. Y en homenaje al famoso "Café de Chinitas" de Málaga (que vivió su auge varios años atrás) "bautizaron", a la única e improvisada venta que había en lo que hoy es la travesía del pueblo,  con el nombre de este destacado café cantante de la época.

En 1945 María Ortiz, madre de José y Pedro, quedó como dueña del "negocio" el cual fue otorgado al hermano Francisco por ser ya el único heredero vivo. De aquel Francisco Fernández Ortiz queda hoy en día sus hijos y sus nietos. Hijos los cuales han heredado el mote de "Juan y María l@ de Chinita", en honor y recuerdo a aquella humilde taberna que surgió de una iniciativa altruista. Una iniciativa que pretendía que dos vecinos discapacitados tuvieran una mejor vida ganándose cuatro reales vendiendo algunos chatos a vecinos y transeúntes.

miércoles, 28 de diciembre de 2016

Memoria de Ojén en Youtube

Hemos tardado pero por fin..¡¡YA TENEMOS NUESTRO CANAL DE YOUTUBE!!. Lugar donde encontraremos multitud de contenido audiovisual de antaño. Ferías, Semana Santa, procesiones, calles y diversos eventos en los que aparecen mucho de nuestros seres queridos e incluso nosotros mismos con algunos añitos y algunas canitas menos.

Cualquier contenido audiovisual que tenga que ver con el municipio de Ojén que nos evoque a aquellos maravillosos años, documentales, programas de TV, videos caseros, grabaciones de la antigua televisión de Ojén (video comunitario)... Recordemos juntos aquellas vivencias a través de nuestro riconcito en internet, nuestro hueco audiovisual en Youtube

Si algún vecino o vecina está interesado en colaborar y ceder contenido audivisual que se ponga en contacto a través del correo electrónico: memoriadeojen@gmail.com. Con la colaboración ciudadana lograremos realizar un canal muy completo con videos de todo tipo, que tenga relación con este pueblo de la Sierra de las Nieves.

Para poder ver todo el contenido que hasta ahora se encuentra en nuestro canal pulsa aquí.

jueves, 23 de abril de 2015

II Guerra Mundial - Deportados a los campos de concentración nazis

La 2º Guerra Mundial, iniciada el 1 de Septiembre 1939 con la ocupación alemana de Polonia, nos llevo a sufrir uno de los episodios más horribles de la humanidad. En estas circunstancias se vio inmersa, en mayor o menor medida, todos los continentes y aunque España se encontraba en estado de postguerra (la guerra civil terminó en Abril de 1939) también sufrio algunos coletazos. 

En la versión oficial de la historia, España permaneció neutral en la 2º Guerra Mundial pero la estrecha relación entre el caudillo Francisco Franco y Adolf Hitler quedó reflejado en pequeñas colaboraciones entre ambos. Por todos es conocida la famosa División Azul enviadas por España y luchando codo con codo en
el frente ruso integrado entre las tropas alemanas. Y no nos podemos olvidar de la Legión Condor, enviadas por el lider nazi para ayudar al caudillo en su afrenta.

Estas particulares colaboraciones también quedo patente a la hora de deportar cuidadanos españoles a los diferentes campos de concentración distribuidos por todo el territorio conquistado. La Sierra de las Nieves no fue una excepción y Ojén tuvo a uno de nuestros vecinos de entonces en uno de estos campos infernales. DIEGO SÁNCHEZ ORTIZ, nacido a finales dle siglo XIX, murió en 1941 en el campo de concentración de Mauthausen (Austria) tras haber pasado por un campo de refugiados francés y haber formado parte del tristemente famoso CONVOY DE LOS 927.


Diego Javier Sánchez Guerra, nos aporta esta información obtenida a través de su trabajo sobre los deportados a los campos de concentración nazis en la II Guerra Mundial que eran de los pueblos que forman parte de lo que hoy es la Sierra de las Nieves. Así que si alguien conoce a DIEGO SÁNCHEZ ORTIZ, mencionado con anterioridad, que trate de aportar cualquier dato sobre él.

 

lunes, 6 de octubre de 2014

Momentos de feria preteritas

Ya se aproxima el tiempo de celebrar las fiestas en honor a nuestro patrón San Dionisio de Aeropagita. En menos de tres días nos lo encontraremos procesionando por sus calles. Aquí tenéis unas imágenes sacadas del baúl de los recuerdos.



Otro momento estelar de todas las ferias es la carrera de cintas. Aquí tenéis también otro contenido audivisual que os puede interesar.






Y para dar por terminada la feria siempre contamos con otro importante evento religioso: El día de la Virgen del Pilar (Patrona de la Guardia Civil).


viernes, 13 de diciembre de 2013

Francisco Mitjana, primera cromolitografía española

Hasta ahora se pensaba que las primeras cromolitografías en España salieron
de los talleres catalanes, pero no fue así. Ni siquiera en Madrid, donde se fundó el primer taller litográfico de España en 1819. Fue el malagueño Francisco Mitjana, en 1864, quien obsequiaría con una cromolitografía a sus colegas de la Sociedad Económica de Amigos del País. 

En la década de 1830 comenzó la producción de litografía en papel pintado realizando reproducción de estampas religiosas y conmemorativas, naipes y decoración de abanicos. Pero será en 1861 cuando, en Málaga capital, destaquen las litografías de D. Francisco Mitjana, la de D. José Fuertes y la del Sr. Richter y compañía como las más representativas del sector. La producción litográfica malagueña de finales del siglo XIX se oriento a la publicidad comercial.
 
Haya por el año 1985 uno de los nietos de este pionero malagueño vino a afincarse al muncipio de Ojén, con toda su familia. Fernado Moreno Mitjana (hijo de María Mitjana Gordon) con su esposa Georgina Huelin Benitez, descendiente del fundador de Huelin (conocido barrio malagueño), formaron una familia que creció y se desarrolló entre los aires de la Sierra de las Nieves y la marisma de la Costa del Sol.

Hoy en día solo reside en el municipio la "matriarca" de la familia, de agradable forma de ser, conocida y querida por los vecinos del municipio. Es una mujer con muchas inquietudes y ganas de aprender. Con esa actitud ha visitado el centro guadalinfo y ha disfrutado de las enseñanzas en las nuevas tecnologías de manos de la maestría del dinamizador encargado.

jueves, 7 de junio de 2012

Los martires de la libertad

Gracias a una vecina he encontrado un nuevo episodio de la historia donde aparece un personaje ojeneto. M.O.B. me ha proporcionado una serie de información sobre un suceso ocurrido en la época del general Torrijos, concretamente la noche del 30 de Noviembre de 1831. 



Salieron de Gibraltar con rumbo a la costa oriental de Málaga, las barcazas Santo Cristo del Grao y Purísima Concepción, con Torrijos y sus cuarenta y ocho liberales, más doce marineros, portando arios impresos del Manifiesto a la Nación, diversas proclamas y reglamentos firmados por Torrijos y tres banderas tricolores (la nacional con dos bandas azul celeste en los lados para diferenciarse de las fuerzas absolutistas). Llevaban como lema Patria, Libertad e Independencia, y como grito del pronunciamiento ¡Viva la Libertad!



El 2 de diciembre, cuando las barcazas cruzaban a la altura de Cala de Mijas, fueron sorprendidas por fuego de cañón realizado desde el bergantín Neptuno, cuyo capitán había prometido a Torrijos escoltarlo hasta el lugar del desembarco: Ventas de Bezmiliana en el actual Rincón de la Victoria.
El inesperado encuentro en las proximidades de Punta de Calaburra, obligó a Torrijos y sus compañeros a realizar un precipitado desembarco en la playa de El Charcón, donde quedaron embarrancadas las barcazas.

Tras varias jornadas de huidas y disparos fueron acorralados y obligados a rendirse el 5 de Diciembre  a las ocho y cuatro minutos de la mañana, ante una situación imposible de defender. Los compañeros de Torrijos fueron encerrados en la cárcel pública, mientras que Torrijos fue trasladado hasta el cuartel de Mundo Nuevo, donde fue encerrado en el calabozo de la Guardia de Prevención del mismo. Allí le arrancaron los entorchados de general y le pusieron grilletes en sus muñecas. A pesar de la celmencia solicitada por José Salamanca, enviado por la hermana de Torrijos, con firmas recogidas en Málaga y entregadas ante el rey, éste firmó la sentencia de muerte con un “que los fusilen a todos”.

Torrijos y sus compañeros pasaron la última noche en capilla, en el convento de San Andrés del barrio de El Perchel, donde les fue leída la condena, testaron y recibieron los correspondientes auxilios espirituales.
El 11 de Diciembre de 1831, en la playa próxima, los liberales fueron fusilados mientras gritaban el lema de su fracasado pronunciamiento: “¡Viva la Libertad!”.

Entre los hombres que compusieron el grupo de Torrijos nos encontramos con un ojeneto, un tal Gonzalo Márquez Gómez de unos 40 años de edad que fue fusilado en la playa junto a otros 49 hombres entre los que encontramos a militares, marinos, religiosos, paisanos... de procedencias muy dispares.